Tratamiento reikiUn contacto sanador

Ya en el S. V a.d.C. Hipócrates se dio cuenta de que los enfermos mejoraban más rápidamente cuando se ponía las manos sobre ellos, cuando se tenía contacto físico con ellos. Hoy en día, ya avanzado el S. XXI, nadie puede negar el alivio sentido cuando se está enfermo y alguien le coge una mano en señal de ánimo; Cuando se está triste y un amigo te da un abrazo; O cuando se está feliz y se siente la necesidad de compartir la dicha con un apretón de manos o un abrazo amistoso.

 

 

Cuando sentimos dolor ponemos nuestras manos sobre la zona dolorida, y cuando lo siente un ser allegado las ponemos sobre él. Ese es el poder de las manos.

Los brazos y las manos son una extensión de nuestro chakra corazón (anahata) y son una herramienta primordial para demostrar nuestras emociones. Es el chakra del amor incondicional, el relacionado con la sanación y por eso las manos son una herramienta primordial para realizar un tratamiento de reiki. Y si bien un terapeuta no es un sanador, sus manos serán la guía que le lleve a lo largo del cuerpo del paciente en un sutil escaneo hasta encontrar los lugares que precisan de la Energía Universal.

 Con el entrenamiento adecuado el terapeuta podrá detectar, sin la necesidad de mirar, cuales son las zonas que precisan el restablecimiento energético, e incluso sin tocar, detectar fugas de energía y restablecer así el equilibrio.

Como si de un suave y cálido manto se tratara, sus manos se deslizarán en un baile melódico a lo largo del cuerpo del paciente envolviendo en una cálida caricia chakras, haras, nadis, órganos, glándulas y cuerpo áurico en pos del restablecimiento de la salud, mientras el paciente se sume en una profunda relajación, e incluso un dulce sueño.

Desarrollando la intuición con las diversas técnicas que proporciona reiki, el terapeuta desarrollará a su vez el arte de deslizar y posar las manos sobre el cuerpo físico y el cuerpo áurico de una persona o sobre sí mismo.

Como si las manos tuvieran su propia inteligencia, se acoplarán a cada zona encontrando la posición más cómoda para la transmisión de la energía. Tan solo un leve toque, un sutil roce o un vuelo lento bastarán para que la sesión a lo largo y ancho de la persona durante 40 ó 60 minutos, le hagan sentir al despertar que acaba de descender del cielo.

 

Mayca Prieto

Terapeuta y maestra reiki

Formadora

Creadora y administradora de Reikistas en la Red

Sesiones de reiki

Sesiones de reiki en Cartagena 

Haz clic en la imagen para informarte de todo:

 

 662 14 94 48

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

MEDITACIONES

CURSOS DE REIKI

Si quieres hacer un curso de reiki y tienes problemas de horario, pregunta por los cursos particulares que se imparten en centro de terapias naturales en Cartagena

PAGINAS AMIGAS

  

Freepik